9 de julio de 2016

Una madre, Alejandro Palomas

"Allí donde mamá se expandía, yo me encogía. Donde ella dejaba que la vida la sorprendiera, yo había empezado a temer las sorpresas. Donde ella quería saber, yo quería tiempo para entender por qué". 
Todos sabemos lo que puede dar de sí una cena de Nochevieja en familia, sobre todo si se trata de una familia llena de secretos y de tristes vivencias. Y es que, durante esa reunión, Fer, el narrador, va entrelazando las conversaciones de esa noche con los recuerdos. 
"Eran descargas de añoranza que llegaban como cortocircuitos breves y lúcidos. Y dolor".
Se trata de tres hermanos, cada uno con sus problemas, pero todos unidos y salvados por su madre, un personaje simpático y tierno que es, como el título indica, la verdadera protagonista. 
"La vida no siempre es lo que ocurre, sino las secuelas de lo que parece ser".
Al igual que Un hijo me ha gustado mucho aunque reconozco que la historia de Guille me engañó muchísimo más. Tal vez porque es una lectura más ágil o porque me conquistó desde la primera página... En todo caso, tanto una como otra lectura son totalmente recomendables. 
"Y de pronto entendí lo sola que debía de sentirse mamá sin ella, sin todo lo que la abuela sacaba de ella y sin sus ojos validándola, animándola a seguir. Y esperándola. Cuando quise decirlo, la voz de mamá apagó la mía. 
-Yo daría la vida por poder abrazar a mi madre una sola vez, una sola, y por poder decirle que lo he conseguido, que he salido de lo que he salido y que me falta su mirada para saber que lo he hecho bien." 

21 de mayo de 2016

El último tallán de Gonzalo Higueras



AUTOR:

Gonzalo Higueras, nació en Piura, Perú, el año 1952, es un novelista peruano , que ha publicado varios artículos de interés cultural, la obra narrativa se nutre de la experiencia étnica que aún se vive entre los algarrobos y los valles que rodean la ciudad de Piura, hombres de estaño que alumbran la memoria ancestral. La Cultura Tallan. 




COMENTARIO: 

Era el siglo XVL Cuando el hijo del sol gobernaba en su trono desde el Cusco y los Tallánes pescadores debían proveer de pescado al hijo del sol cuyos enviados exigían la puntualidad del respectivo tributo. Es una novela muy interesante localizada en la costa norte del Perú, Los Tallánes era una población dedicada a la pesca y cerámica, usaban otra lengua, me gustó su mitología, como la diosa lunar es "Nag" Un lenguaje con trenzas para señalar a la soltera casada y viuda. Tenían sus creencias propias, sin conocer la religión ni la lengua de los conquistadores españoles, San Miguel de Piura fue la primera ciudad fundada por Pizarro en Marzo de 1525 y el primer contacto con los Tallánes fue 3 años después en 1528, la novela nos cuenta "El velero casi había llegado hasta la balsa, decenas de extraños personajes se mostraban en el lo alto de la cubierta. Los indígenas no salían de su sorpresa, admiración y miedo, al ver aquellos hombres blancos cubiertos de metal en la cabeza y cuerpo" Este primer encuentro fue en Pariñas en la costa peruana. 




Reseña hecha por Nelly Bernal ( Nebedu)  y publicada en su blog   A mi manera 


2 de mayo de 2016

DISEÑO DE INTERIORES

El poemario que hoy os presentamos “Diseño de Interiores”, de la poeta Laura Olalla, es un canto íntimo cargado del nihilismo que cada mujer con el correr del tiempo, desprendemos de nosotras mismas y del camino que hemos ido realizando hasta encontrarnos.

Con “Diseño de Interiores”, su autora camina verso a verso hacia sí misma en la búsqueda de su verdad más auténtica. De esa verdad que solo podemos hallar cuando nos encontramos solas ante la imagen de todas aquellas otras que antes fuimos y nuestros ojos de siamesas se miran comprendiendo que nada somos solas, comprendiendo la necesidad de SER juntas. Porque somos todas las mujeres que nos habitan. La hija, la niña, la hermana, la joven, la amiga, la amante, la esposa, la empleada, la madre…Nosotras.

Nosotras y nuestros silencios. Porque una mujer, cualquier mujer, sabe todo aquello que los silencios guardan. Así, Olalla arrastra al lector hacia el silencio más puro, que no es otro que el sonido interno de nuestra mente. El baúl donde comparten arrugas los recuerdos de otros silencios, quizás olvidados. Ésa energía que nos hace ser por encima del todo y donde guardamos los silencios pasados.

Estamos, por tanto, ante un poemario intimista desde el origen de su propio título: “Diseño de Interiores” es una limpieza del alma; una sabia búsqueda hacia la sencillez del orden de lo vivido; una intención de planchar los recuerdos y decorar con tinturas de cálidos barnices, el silencioso interior de una mujer. Para conseguirlo, lo hace con una poesía cargada de luminosidad y, a veces también, claroscuros. Como artista multidisciplinar que utiliza tanto la pluma como el pincel, sabe hacer de la palabra, su más íntima reivindicación poética.

Así, elije para comenzar a dirigir al lector, una cita de Karla Witman, presente constante en este libro, que nos dice:

“Resistid, poetas, al vacío del espíritu, tornad vuestras rutinas a la sabiduría de la sencillez, a la calidez de las almas que esperan cobijo. Hoy dejaré libertad a mi casa –que se recree con las imperfecciones del uso diario-, mientras, me extasiaré con el gratísimo recuerdo de tu voluntad, amor.”

Olalla, con las magníficas pero cercanas, imágenes poéticas de sus versos, adentra a los lectores y, sobre todo a sus lectoras, hacia el silencio más profundo: la esencia de lo que somos. Nuestro más íntimo y personal yo.

El poemario está estructurado en 3 partes. En la primera de ellas, con la fuerza que por sí solo marca el propio título: “Nada es cierto Siempre”, la autora hace un análisis poético a los “siempres”, que a veces, apenas sobreviven al instante (o instante sin más nos parece), de pronunciarlos y nos dice en su poema “Caricias en la oscuridad”:
  
“Bajo esta lluvia, en un descuido
del alma,
habita ya la ausencia”.

En la segunda parte del poemario, titulada “El mar me llama”, tenemos una cita de Karla Witman que dice:

“Si esta noche no hallara palabras para empezar a vivirte, toma mi boca y, al unísono de tu voz, puéblala de primaveras hasta morir en mí.”
(Karla Widman)

Como podemos intuir a través de la lectura de esta cita, en la segunda parte del poemario, la poeta Laura Olalla, canta al amor en su estado más esencial y lo hace vistiendo a sus versos de un sutil erotismo.
Como muestra de lo que digo, leo uno de sus poemas.

Poema número VIII:
“Tengo sed y tristeza. Y aun así
me vestiré de gala para anidar tu cuerpo
Y en el nuevo misterio del crepúsculo
–llevo orquídeas trenzadas de horizontes–
abrazaré tu fuego con mi pezón altivo.
Qué empeñado poder gira ante mí
recorriendo el recinto de esta piel…
El tacto, temeroso,
busca los labios
de esa ola febril
que se esconde en el pubis;
Pretenciosos los dedos,
con sigilo de fuentes, se detienen insomnes.
¡Cómo envidio esta noche el alma fiel del mar!”

Ya en la tercera y última parte del poemario, titulada ”Recepción en la embajada del silencio” comienza con dos citas, la primera Karla Witman que dice así:

“Que nadie nos oiga… habítame en tu muerte para gestar el cielo de los humanos”

En la segunda cita, esta vez personal de Laura Olalla, la autora nos habla de las esperas:
La espera es el remanso que ahonda en la inquietud,
el trasiego que horada el corazón del día o de la noche”

Y continúan sus versos en el poema “Desbordamiento”:

“No me mires ahora
que el silencio se nutre de agonía.
Espera hasta mañana”.

En el poema “Tú y yo”, conmueve a la sensibilidad del lector diciendo:

“Hoy te presto mi vida sin ansia por vivir.
Mas ¿qué dirán tus ojos cuando la
mirada de mis manos parpadee, indecisa?”.

 “Diseño de Interiores” de Laura Olalla, es un poemario lleno de cálida música y bellos paisajes, donde el lector, disfruta explorando entre la corriente enigmática de sus versos y la delicada lectura que invita al análisis y la introspección.

Finalizo con la última de las exquisitas citas con que la autora de este precioso y preciso libro que hoy podemos tener entre nuestras manos, nos deleita y anima a la reflexión:

“La vida es un enigma como la primavera en el umbral del sueño

que me vierte su nombre cuando asoma su voz ya de regreso a casa”


Laura Olalla Olwid
(Madrid- España)Varios premios recibidos: -Alcaraván -Dulcinea- Fray L. de león- M.I. SADE-Argentina 2014. Cinco poemarios editados: “Estirpe de Gacela”. “En un rincón cualquiera de la casa” (Premio Provincia de Guadalajara, 1997). “Laberinto de agua” (Premio Ciudad de Mérida, año 2000).  “Fugitivas del mar” (Ediciones Pigmalión. 2013). “Diseño de Interiores” (Ediciones Amargord y EnR 2014). Varias Antologías participativas: -Voces Nuevas ( Torremozas, 1996 -Goya y los poetas- 2000- Forum Artis, S. A. -Poetas de la Extremadura Exterior- (1900-2010) Sial Ediciones- 2010. -Raíces de papel-2011 -Maratón de Escritores-  Netwriters- 2011 -Un paseo por Vetusta- C.E.P-  2011 -Sembrando Ilusiones 4- 2012 -Rivas, una mirada escrita.  ER- 2012. -NEcesaria PALabras- Unaria Ediciones 2015 y -Flores del Desierto- Unaria Ediciones 2016. -Antologías digitales: Palestina, Grito de Mujer; Poemas Saharauis 2014-2015..